La agrupación de jubilados de MCA -UGT Euskadi reclama a Rajoy restablecer el Estado de Bienestar y la derogación de la reforma laboral

Print This Post
  
  
Email This Post   


Miércoles, 28 enero de 2015

La Agrupación de Trabajadores Pasivos (ATP) de la federación MCA, de UGT- Euskadi, ha registrado esta mañana, en la subdelegación del Gobierno en Bilbao, una carta dirigida al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que le reclama que deje el Estado de Bienestar tal y como se lo encontró, ya que los continuos recortes en materia de educación, sanidad, dependencia, pensiones y derechos civiles convierten los tres años de su Gobierno “en los más nefastos de la democracia para los trabajadores españoles”.

Jose Luis Iglesias, representante de la agrupación ugetista en Euskadi, señala que la carta es el resultado de la decisión adoptada en una reciente reunión en Segovia, en la que se acordó presentar dicha misiva en todas las comunidades autónomas, dado el fracaso estrepitoso de la política social que está aplicando el Gobierno del PP y sus consecuencias para pensionistas y trabajadores/as.

La agrupación de UGT recuerda a Mariano Rajoy los principales recortes llevados a cabo por el Gobierno del PP en estos tres años, entre ellos, el de la caja de pensiones, que ha pasado de 72.000 millones a los actuales 24.000 millones; la reducción en profesores y becas en la enseñanza pública frente al incremento de las ayudas a la privada; el recorte a la sanidad pública, que ya ni es pública ni universal, hay menos médicos y enfermeros, junto a la restricción en el acceso a 430 medicinas para los jubilados; el recorte en las ayudas a las personas dependientes y a sus cuidadores; la reducción en derechos y pensiones a los jubilados, y en general, el recorte en derechos civiles, entre ellos, el derecho constitucional a la huelga y el derecho de reunión y manifestación.

La ATP, de MCA-UGT, lamenta que en estos tres años de Gobierno, el PP se haya escudado en la herencia recibida para acometer la destrucción del Estado de Bienestar, y exige que revierta los recortes que ha llevado a cabo hasta alcanzar el nivel que tenía el Estado de Bienestar cuando accedió al poder, en noviembre de 2011, junto a los 600.000 empleos que ha destruido desde la aplicación de la reforma laboral.