Ante datos IPC, UGT -Euskadi dice a la patronal vasca que no debería temer la subida de salarios en los convenios

La variación del IPC en el balance interanual, que se sitúa en el -0,1 en noviembre, lleva a pensar que apenas estará en positivo para finales de año, por lo que UGT- Euskadi advierte a la patronal vasca que "no debería temer la actualización de salarios en los convenios de acuerdo a los parámetros del Acuerdo Nacional (AENC), que fija un 1% de subida salarial para el 2015 y un 1,5% para el 2016".
Print This Post
  
  
Email This Post   


Martes, 15 diciembre de 2015

La variación del IPC en el balance interanual, que se sitúa en el -0,1 en noviembre, lleva a pensar que apenas estará en positivo para finales de año, por lo que UGT- Euskadi advierte a la patronal vasca que “no debería temer la actualización de salarios en los convenios de acuerdo a los parámetros del Acuerdo Nacional (AENC), que fija un 1% de subida salarial para el 2015 y un 1,5% para el 2016”.

Maribel Ballesteros, Secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi asegura que es importante alcanzar esas subidas salariales para que al menos los trabajadores/as tengan una “ligera” recuperación del poder adquisitivo perdido en estos años de crisis”.

“Hay que avanzar en la negociación de los convenios -mantiene- sin la presión de índices positivos. La patronal no puede seguir con posturas maximalistas en las pocas mesas de negociación de convenios que hay abiertas, que demuestran que las patronales están empeñadas en lograr una mano de obra barata y precaria”.

La representante de UGT-Euskadi advierte que no se puede mantener un aumento exponencial de los contratos a tiempo parcial y condiciones salariales muy bajas, que dejan a buena parte de los trabajadores/as sin capacidad de compra, y pretender un crecimiento económico sostenido.

Por ello, UGT apela a la responsabilidad de los representantes patronales y sindicales de Euskadi, para avanzar en esta cuestión. “Mientras no se avance en este aspecto, nuestra economía seguirá estancada en la demanda, como consecuencia de una política fundamentada en la devaluación de las rentas de las familias.”

Sólo unos empleos de calidad y salarios actualizados pueden dar confianza a los/as trabajadores para recuperar el consumo y la economía. Es preciso incrementar las rentas directas de los trabajadores y de las familias y recuperar un sistema fiscal justo, progresivo y suficiente.