UGT convocará huelga en Semana Grande de Donostia si la empresa de autobuses HASA continúa negándose a negociar mejoras salariales y sociales

Los responsables de UGT señalan que no tolerarán que la negociación del convenio se vea condicionada por la futura concesión de las líneas de autobús de Buruntzaldea
Print This Post
  
  
Email This Post   


Los responsables de UGT advierten de que no están dispuestos a permitir que la futura concesión de las líneas de Lurraldebus de Buruntzaldea, pongan en juego la negociación del convenio de la compañía Hijos de Antonio Areizaga S.A (HASA), para el año 2018, dado que la compañía, que en la actualidad está cubriendo una de las líneas de Buruntzaldea hasta que se adjudique de nuevo el servicio, utiliza dicho pretexto para no entrar a negociar ningún tipo de mejora económica o social del convenio, que en estos momentos está en ultractividad. UGT advierte que de continuar la empresa con esas pretensiones el sindicato convocará a los trabajadores a una huelga en Semana Grande de Donostia.

La empresa alega que el texto del Anteproyecto de la futura concesión recoge como base el convenio de HASA que finalizaba en diciembre de 2017 y que la negociación de un nuevo convenio con mejoras económicas y sociales podría ser interpretado por Diputación como un acto de mala fe por parte de la compañía, si en una futura subrogación de los trabajadores a un nuevo adjudicatario, este se viera obligado a reconocerles derechos provenientes de un convenio firmado que no se corresponde con las actuales condiciones laborales recogidas en dicho Anteproyecto. De esta manera el tramite administrativo para la adjudicación del nuevo servicio, se está convirtiendo en un escollo insalvable para iniciar la negociación de un nuevo convenio para el año 2018 de HASA.

Para los responsables de UGT el principal problema es el tiempo que transcurre desde que se redacta y aprueba el anteproyecto hasta que se lleva a cabo la adjudicación del servicio, ya que esta licitación sale con salarios y condiciones de 2017 pero la adjudicación se puede demorar varios años, lo que supone en la práctica, que la empresa no quiera entrar a negociar durante ese periodo de tiempo que media entre la licitación y la adjudicación. UGT entiende que lo que no se puede pedir en ningún caso a los trabajadores es que renuncien a mejoras económicas y sociales hasta que se lleve a cabo la adjudicación, que nunca se sabe cuando se llevará a cabo.

Ante esta situación el sindicato exige a la empresa que comience sin más demora la negociación del convenio de 2018, y advierte de que de no darse pasos en ese sentido antes de finalizar el mes de julio, se convocarán movilizaciones para semana grande de Donostia, que podrían alargarse en el tiempo si fuera necesario.

Por otro lado, UGT insta a la Diputación de Gipuzkoa a que cuando se realicen los procesos de adjudicación de los servicios de Buruntzaldea, la Administración tenga en cuenta que el presupuesto sea suficiente para el cumplimiento de los convenios que durante el tramite administrativo pudieran negociarse, así como los convenios que se firmen durante la vigencia de toda la concesión.