UGT-Euskadi denuncia incumplimientos del Grup La Pau, concesionaria del servicio de ambulancias no urgentes en Bizkaia y Araba

Los representantes de ambulancias, advierten que, en cuatro meses, han presentado ya varias denuncias ante Inspección de Trabajo, y denuncian que la empresa incumple también respecto al compromiso de utilizar mayoritariamente la flota de vehículos electricos
Print This Post
  
  
Email This Post   


Responsables de Ambulancias de UGT-Euskadi denuncian incumplimientos del Grup La Pau, concesionaria del servicio de ambulancias no urgentes en Bizkaia y Araba, tanto en la utilización de vehículos eléctricos como de vulneración de derechos de los trabajadores/as, como es el caso de no cubrir las suplencias de personal por IT, permisos y/o excedencias o la falta de entrega de prendas de trabajo, que en el caso del personal de  ambulancias se consideran equipos de protección individual (EPIs).

El Grup La Pau sustituyó a Ambuibérica en la concesión del servicio del Gobierno vasco, en mayo de este año, haciendo valer la utilización mayoritaria de una flota de ambulancias eléctricas y el compromiso institucional frente al cambio climático y en defensa del medio ambiente. No obstante, los delegados de UGT advierten que de los 160 vehículos que se deberían de mover a diario, apenas 20 ó 25 (un 16%) de estas ambulancias son eléctricas, cuando la empresa concursó comprometiéndose a que fuera el principal de las ambulancias que se mueven al día, unas 113 (70%) del total de vehículos. 

En este tiempo, los representantes de UGT han tenido que presentar varias denuncias ante la Inspección de Trabajo, entre ellas una resuelta recientemente, por la que se le obliga a la empresa a la entrega de ropas de trabajo al personal empleado, ya que se estaban viendo obligados a trabajar con prendas propias, cuando en este caso el uniforme del personal de ambulancias se considera equipos de protección (EPIs).

UGT denuncia, entre otros incumplimientos de este grupo, que no se están llevando a cabo las suplencias del personal en situación de I.T, permisos y/o excedencias y, en consecuencia, hay una falta manifiesta de personal para llevar a cabo la carga de trabajo. Esta falta conlleva un incumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales y pone en peligro la salud de trabajadores/as y pacientes al alargar las 4 ó 5 horas  interminables de espera que ya sufren los/as pacientes para ir a las terapias o para regresar a sus casas, “dándose la circunstancia de que incluso, en muchas ocasiones, hay pacientes que  pierdan tratamientos médicos por no llegar a su hora a los centros sanitarios.”

Para UGT, todas estas cuestiones, refuerzan la necesidad de que el Gobierno vasco apueste por un transporte sanitario público y con garantías, que verdaderamente cumpla con todos los compromisos, incluido el compromiso institucional por el cambio climático y en defensa del medio ambiente, utilizando mayoritariamente vehículos sostenibles para la reducción de las emisiones de carbono.